¿Funciona lavar el pelo con Coca Cola?

Desde que hace un par de años la actriz y modelo británica Suki Waterhouse confesara que su truco de belleza era lavarse el pelo con Coca-Cola, la lista de trucos caseros para el cabello tiene una nueva entrada. Todavía no llega al nivel del vinagre o de la cerveza, pero echarse Coca-Cola es ya un tema recurrente en algunos foros. En el post de hoy veremos si es un truco que funciona o simplemente una guarrería.

Empecemos por el principio, vayamos directamente a la fuente original: Suki Waterhouse. Waterhouse, que tiene una larga melena rubia, fue preguntada sobre sus trucos de belleza, y especialmente sobre qué utilizaba para conseguir su característico cabello. Su característico cabello se parece mucho al look surfero de las películas: pelo suelto, seco y con algo de volumen. ¿Cuál era el truco de Waterhouse para conseguir esa melena surfera? Lavarse con Coca-Cola, dijo.

Tras su confesión, diversas youtubers se lanzaron a la experimentación, y todavía hoy siguen saliendo vídeos así. Unas veces consiguen el efecto deseado, otras veces no. Esto nos da una pista sobre la eficacia del tratamiento con Coca-Cola. Pero veamos las claves.

¿Qué tiene la Coca-Cola que pueda afectar al cabello?

Básicamente, que es un ácido, es decir, que tiene un PH muy bajo, de entre 2.5 y 3. Recuerda que el PH neutro, el que tiene nuestra piel es 5.5, así que toda cifra que se aleje de ese 5.5 tiene efectos en nuestro cuero cabelludo y pelo.

Un grado tan bajo de acidez es común entre los jabones, así que es fácil suponer que el efecto de la Coca-Cola puede ser parecido al de estos. Y así es: una de las propiedades de la Coca-Cola es que limpia. Ya tenemos una propiedad.

vaso con refresco de cola

Otra es que tiende a secar el cabello. Esta es la forma fea de decirlo. Waterhouse prefirió decir que la Coca-Cola formaba unas ondas largas en su pelo. Y no mentía: como la Coca-Cola seca el cabello, éste se contrae y el resultado son estas ondas. Y como efecto secundario de esta pérdida de humedad, el pelo se vuelve pajizo −no por el color, sino por la sequedad− y cada pelo se separa uno de otro. ¿A que cuando tienes el pelo mojado se apelmaza y se pega a tu cuero cabelludo? Pues cuando se seca sucede justo lo contrario: cada pelo se separa de los de alrededor y se eleva. Esta es la forma fea de decirlo. Waterhouse decía que conseguía más volumen.

Así que, por resumir, podemos decir que, en algunos casos, lavarse el pelo con Coca-Cola puede conseguir ese efecto de cabello surfero como si hubieras pasado todo el día en la playa: pelo seco, desenredado y con más volumen. ¿Aprobamos entonces el uso de Coca-Cola?

¡No! El pelo de surfero puede quedar muy bien en las cabezas de las modelos de las revistas, pero no es ni de lejos un estado saludable. Es más, las modelos consiguen esos cabellos con productos especialmente diseñados para aguantar tanto tiempo como duren las galas o las sesiones de fotos en las playas. Es decir, es un efecto temporal, no un estado. Al terminar las fotos, esas modelos recibirán tratamientos reparadores y sus cabellos volverán a estar saludables.

Lo que provoca el lavado con Coca-Cola es la deshidratación del cabello y todos los efectos pretendidamente beneficiosos salen de ahí: el pelo está más limpio por efecto del ácido (vale, esto es bueno), pero el mayor volumen y que no se enrede viene precisamente de que ese pelo se seca. Por tanto, la conclusión es que lavar el pelo con Coca-Cola no es sólo una guarrería, sino una forma de estropear el pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *