El cuidado en los dedos.

Las manos y pies son sumamente importante para cada uno de nosotros. Los necesitamos para la mayoría de las actividades que llevamos a cabo a diario. A su vez, nuestros dedos de igual forma nos permiten ejecutar todas éstas acciones. Sabemos que es imprescindible tener hábitos de higiene y cuidar nuestros manos y dedos más allá de su aspecto estético, como lo es en el caso de las mujeres, pero también es sabido que éstos son muy susceptibles a los gérmenes y bacterias, en especial los dedos de los pies, quienes están más expuestos a ciertos agentes. En ésta ocasión te presentamos la historia de Samuel Kiëf, un hombre de 39 años que llevaba una vida tranquila, pero era muy descuidado con su aspecto y, sobre todo, sus dedos.

Samuel trabajaba como cocinero en un restaurante. Su rutina era muy agotadora y pasaba más de 14 horas de pie en cada turno de su trabajo. Trabajaba todos los días y descansaba muy poco, por ende no le daba mucha atención al cuidado de su cuerpo. Generalmente se sentía agotado y le dolían los pies después de terminar cada jornada, ya que trabajaba con botas de seguridad, las cuales eran sumamente incómodas pero necesarias para evitar riesgos mayores.

Un día, antes de salir a trabajar, notó en uno de los dedos de sus pies la aparición de una especie de punto negro. Evidentemente le causó un poco de intriga aquel fenómeno pero, decidió no darle mucha importancia. Sin embargo, éste punto negro le producía cierta incomodidad que paulatinamente se había ido transformando en un dolor sumamente desagradable.

Un día, Kiëf pidió un día libre en su trabajo y aprovechar para ir a un especialista con el fin de examinar éste problema. Al llegar al centro de salud, el experto le indicó que se trataba de un problema muy serio y que debían extraer inmediatamente aquel bulto. Se trataba de una infección causada por la incomodidad de sus botas por el encierro, cierta humedad en la zona y el cansancio que le producía estar parado por más de 14 horas día a día. Éste aceptó tratarse ese mismo día y la extracción había tomado un poco más de media hora. Los médicos guardaron evidencia del procedimiento realizado contando con la autorización de Samuel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *