Cómo es la extracción de un lunar.

Seguramente has visto a más de una persona con un lunar de carne o puede que seas tú el que lo tengas. Estos amigos, que a muchos incomodan por lo feo que lucen y por la fricción que se produce al colocarse la ropa, en su mayoría son benignos y no causan ninguna complejidad grave. Suelen aparecer en partes de la piel donde se tienen pliegues como las axilas, el cuello, los párpados, entre otros sitios con esas características, de hecho el 70% de ellos están en esos lugares; sin embargo, también se le puede ver en cualquier otra parte del cuerpo. Se les conoce como papilomas y el número de personas que lo poseen es bastante alto, aunque cabe destacar que, para la tranquilidad de los que los tienen, son pequeños tumores benignos.

Su apariencia es una bola de carne flexible y blanda que puede moverse en su parte superior, sobresale de la superficie cutánea alrededor de tres milímetros, son bastante delgados, su color es el mismo del resto de la piel y en general rompen con la sincronía del cuerpo. No son normales en los niños porque su aparición es reservada para personas entre los 20 y 30 años de edad.

Aunque la condición por excelencia de estos lunares de carne sean netamente genéticas, en realidad se desconocen las causas específicas de su aparición, solo se puede decir, que en varias ocasiones se producen porque la piel de la persona es muy gruesa. A pesar de esto, su existencia le suele decir a los médicos que la persona que la posee tenderá a sufrir de obesidad, descontrol hormonal y niveles de azúcar altos sobrepasando los 100.

Cómo se dijo, en su mayoría son benignos y no causan problemas. Sin embargo, si los lunares de carne llegasen a sufrir de inflamación, dolor agudo o leve se debe acudir al médico para evaluar a fondo el organismo y describir el problema que este lunar este avisando que existe. Por ese motivo se debe extirpar y seguir en consulta médica. También, temas menos preocupantes es que si a la persona le genera asco, estupor, o si le molesta con el roce de la ropa en estos casos la extirpación es ambulatoria y el paciente ese mismo día estará en su casa. El doctor lo cortará con el bisturí con mucha tranquilidad y sin que la persona sienta dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *